Sede CIDEA

Slide 1
Slide 2
Slide 3
Slide 4
Slide 5
Slide 6

Un Lugar de lugares pero sobre todo un espacio público. Un sitio para quedar, para estar, un atajo, un lugar de paso, un refugio. Primer Premio concurso sede CIDEA

Un espacio de encuentro de los ciudadanos, de los profesionales, estudiantes, emprendedores. Un Lugar de lugares pero sobre todo un espacio público.

Un sitio para quedar, para estar, un atajo, un lugar de paso, un refugio. Una superficie continua de asfalto define el territorio, el paisaje y sus gradientes de usos e intensidades. Avanza y penetra en las naves que se configuran como máquinas de control climático. El asfalto se vierte y desparrama, pero también asciende por la sucesión de planos inclinados enfrentados a las naves que esconden un pabellón semienterrado que acogerá espacios más sedentarios, de contemplación quizás. La necesidad de un uso intenso, la búsqueda de la congestión y la más que obvia relación del lugar con la escuela de artes y oficios nos lleva a lo inesperado, en forma de conexión subterránea y de una nueva fachada representativa, un nuevo hito en la ciudad fácilmente reconocible como nuevo icono coruñés. La intensidad, la congestión, que acompaña al asfalto se convierte sin embargo en pausa en recogimiento, allí donde este desaparece. Su lugar lo ocupa una pradera de herbáceas puntualmente acompañada por agrupaciones de metrosideros. Un territorio de la memoria y del olvido, del abandono en el sentido que Gilles Clement le dio a su tercer paisaje.

Reconocemos en la congestión en la intensidad de uso un carácter, un paisaje que vinculamos al asfalto, a las naves, y sus espacios adyacentes que amalgaman en la secuencia reconocible en la sección transversal el proceso productivo des de la ideación, producción hasta la exposición del producto acabado. Recuperamos las naves, a modo de invernaderos, en el sentido en el que Paxton les dio, como espacios termoregulados, donde los acontecimientos más inverosímiles han de ser posibles.

La residencia de oficiales al contrario se instala, a modo de isla en medio de la pradera y entre los metrosideros y se rehabilita lo más fielmente posible. Será este el santuario, donde se forjan las ideas.

El recinto y sus espacios tanto interiores como exteriores siguen en su diseño criterios de control climático y medioambiental que abarcan desde la eficiencia energética hasta la gestión sostenible de Aguas grises y pluviales. Así estas se recogerán en una piscina en la cota más baja del recinto donde por medio de procesos de depuración naturales será posible su reutilización.

Autores: Sinaldaba (Susana Vázquez Pérez e Ignacio Reigada) + Emilio Rodríguez Blanco
Colaboradores: Lorenzo Domínguez y Carlos Bárcena

Facebook Twitter Plusone Pinterest Email