Concurso ensenada del Orzán

Slide 1
Slide 2
Slide 3
Slide 4
Slide 5
Slide 6
Slide 7

El paseo marítimo como límite del borde, el borde como límite de la ciudad. Concurso premiado.

Se partía del convencimiento de que la reordenación de la ensenada del Orzán debía solucionar los problemas de borde y límite que existen actualmente y se entendía que esto suponía actuar en la ciudad a diferentes niveles de escala.

LA CIUDAD: EL LÍMITE Y BORDE.

La complejidad del territorio natural y su topografía han condicionado y determinado el crecimiento de la ciudad de A Coruña a lo largo de los siglos.

El Océano: un elemento incontrolable y a su vez capaz de dar soporte a diferentes usos derivados de la actividad urbana que se aglutinan a su alrededor: recreo, ocio, deporte…

Las diferentes intervenciones urbanas realizadas hasta la fecha han estado condicionadas por ese complejo soporte natural y se traducen en una relación urbana casi bipolar con el mar: la ciudad ha creado una barrera artificial que trata de contrarrestar la inclemencias del clima y el océano al mismo tiempo que pretende establecer un diálogo con el entorno natural … una amalgama de intervenciones en una y otra dirección se han convertido en el paseo marítimo actual: un límite entre la ciudad y la naturaleza. La ciudad dispone de un entorno natural que no ha sido capaz de enraizar correctamente en su estructura urbana.

El tráfico rodado pasa por ser uno de los condicionantes primarios. El actual paseo es la mayor vía de relación longitudinal de barrios muy poblados y consolidados; una red viaria manifiestamente mejorable pero consolidada y asimilada con arraigo por el conjunto de agentes urbanos. Sin embargo, la relación actual del paseo con el mar no funciona, y es anecdótica la conexión perpendicular de esos barrios previamente citados con el borde marítimo.

La fórmula actual transforma al borde en un paseo rodado y no en el lugar común del entorno natural y artificial.

El paseo marítimo como límite del borde, el borde como límite de la ciudad

Por todos estos condicionantes extendíamos debería plantearse un programa de mínimos pero con la voluntad de alcanzar unos máximos: deberían proponerse fases, todas compatibles y prorrogables en el tiempo para pasar a solucionar desde lo concreto e inmediato objeto del concurso -el problema de límite existente – a lo global, entendiendo el problema de borde (la relación ciudad-paseo).

Era inabarcable e irreal afrontarlo en su totalidad en un concurso de ideas con tan poco espacio de tiempo. Es por esto que la respuesta debía pasar por plantear un sistema adaptable a cada zona y que fuese capaz de resolver los problemas actuales, constituyendo un todo global y unitario que dotase a esta nueva ordenación de la identidad necesaria que se ha perdido con las soluciones actuales. Esta propuesta para la reordenación del borde litoral de A Coruña se planteó como sistema útil capaz abordar la relación del actual paseo con el océano, pero entendiendo que éste no debería ser más que un primer paso dentro de un conjunto de actuaciones y propuestas. Al contrario que lo que establecen los cánones, un sistema que actuase de lo particular a lo general.

Facebook Twitter Plusone Pinterest Email