Casa dos Monxes

Slide 1
Slide 2
Slide 3
Slide 4
Slide 5
Slide 6

Sinaldaba: Casa dos Monxes. Interior Sinaldaba: Casa dos Monxes. Sección

El encargo. Un escritor joven hereda del patrimonio familiar una pequeña construcción que pretende rehabilitar y transformar en su lugar de trabajo.

El encargo. Un escritor joven hereda del patrimonio familiar una pequeña construcción que pretende rehabilitar y transformar en su lugar de trabajo.

La propuesta. La mínima intervención, la puesta en valor del lugar y del edifico. La metáfora del espacio, del entorno, del primigenio uso, del elemento generador de la edificación: la chimenea.
Se trata de recuperar la esencia tanto del lugar como del propio edificio, se distinguen claramente en la propuesta dos ámbitos de intervención: la edificación y el entorno.

Estos dos ámbitos de intervención, se plantean como un proyecto de máximos, como una idea directora de lo que se puede llegar a hacer a medida que el tiempo y las posibilidades económicas lo permitan.

El entorno. No hay lugar para ideas nuevas o propuestas que intervengan sobre el terreno dado, se trata simplemente de discernir los álveos espaciales que con el tiempo se han ido evaporando. La antigua capilla, la propia casa dos monxes, la posición de la edificación adyacente a la parcela, el camino…son huellas perfectamente legibles. Recuperar el acceso desde el camino, legitimar de nuevo la relación entre la casa dos monxes y el entorno construido e incorporar la relación con lo nuevo: la actual vivienda de vuestra familia. Apostamos por la triple relación que se genera con el camino : el posible acceso de visitantes que no tienen por qué acceder a la casa. Amigos a los que invitas a ver lo que has cuidado y a beber un vino; la zona noble del jardín de la casa , donde la presencia visual da casa dos monxes es constante e imponente la visión de la chimenea; apostamos por enfatizar esa diferencia espacial y focalizar esa relación visual con vegetación –quizás otra parra- que transformen en sútil y hermoso lo evidente. Y por último la huerta, el acceso familiar, más personal, lo íntimo.

La casa dos monxes. Cuando el no tocar significa tocar la tecla adecuada. La simple rehabilitación de los elementos constructivos adecuándolos a las actuales necesidades de confort térmico y de salubridad. Equiparar los nuevos espacios –estudio y posible aseo- a los previos. Dar brillo a los dos elementos principales del edificio; el obvio, la chimenea y el que se ha perdido en el proceso de deterioro del edificio: el espacio.

Para la intervención nos queda únicamente el pavimento. Planteamos la idea de llevar la metáfora del lugar y del uso al propio pavimento: el fuego, el cobijo, el calor del hogar…se trata de delimitar perfectamente el lugar de trabajo, de situarlo en otra cota diferente, de no llegar a los extremos para, con un recurso que constructivamente facilita la rehabilitación de los muros, llevar la metáfora del lugar al proyecto. Luego entra en juego el cuidado de los materiales para conformar un conjunto arquitectónico nacido no de la idea de no devolver al edificio a un estado primitivo. La idea de volver a nacer, pero llevando consigo lo aprendido.

Facebook Twitter Plusone Pinterest Email